EL SUR TAMBIÉN EXISTE







"Pero aquí abajo abajo,cerca de las raíces,es donde la memoria ningún recuerdo omite. Y hay quienes se desmueren y hay quienes se desviven y así entre todos logran lo que era un imposible. Que todo el mundo sepa que el Sur también existe" Mario Benedetti.


"Un escritor es algo extraño. Es una contradicción y también un sinsentido. Escribir es aullar sin ruido" M. Duras http://t.co/


martes, 21 de febrero de 2017

Susan Sontag







Nació el 16 de enero de 1933 en la ciudad de Nueva York.


Su padre fue profesor y comerciante de pieles, alcohólico, que murió en China cuando ella tenía cinco años.

Ingresó a los 15 años en la Universidad de California, en Berkeley. De allí pasó a la de Chicago, en la que se licenció en 1951 en Filosofía y Letras.

A los 17 años contrajo matrimonio con Phillip Rieff, un profesor de Sociología, con quien estuvo casada nueve años y tuvo un hijo, David Rieff, también escritor.
Voz crítica, indoblegable y señera, fue vigorosa activista en favor de los derechos humanos y contra la guerra. Su obra incluye novela, teatro y ensayo, faceta esta última en la que más destacó.






Publicó su primera novela en 1963, 'El benefactor', y posteriormente dos ensayos muy leídos durante la década de los sesenta: 'Against interpretation' (1966, publicado en español con el título de 'Contra la interpretación') y 'Notes on camp' que apareció en la revista Partisan Review y donde dio nueva definición de camp como "el amor hacia lo antinatural, artificioso y exagerado".

En 1968 fue como periodista a la guerra de Vietnam y las vivencias que tuvo le impidieron seguir escribiendo. En Suecia dirigió 'Duett for kannibaler' (1969) y 'Broder Carl' (1971). Combinó la actividad cinematográfica con la publicación de otros títulos, como 'Estilos radicales' (1969). Otro de sus ensayos más destacados es 'Bajo el signo de Saturno' (1980) escrito en 1972 cuando sufrió una crisis personal que dio como fruto el libro (publicado en 1980), en el que narra su relación con Europa, su identificación y sus percepciones en ese continente. Al año siguiente dirigió otra película, 'Promised lands', en los Altos del Golán y sobre la guerra árabe-israelí. Dos años después, y a raíz de que se le diagnosticara un cáncer, escribió 'Illness as metaphor' (editada en español como 'La enfermedad y sus metáforas'). También fue autora de las novelas Equipo mortal (1967), El amante del volcán (1992) y En América (1996). fue autora además de otros ensayos como Sobre la fotografía (1977) o El sida y sus metáforas (1987), y relatos recopilados en Yo, etcétera (1978).
Ganó el prestigioso galardón National Book Award en los Estados Unidos por su obra 'In América'. En 2001, al ser galardonada con el Premio Jerusalén de Literatura, el más prestigiado de Israel para escritores extranjeros, lo aceptó pese a las presiones para que lo rechazara, y aprovechó la ocasión para condenar la política de ocupación israelí en los territorios palestinos.

Tras la tragedia del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, publicó un ensayo en la revista 'The New Yorker' en el que decía que los atentados no habían sido "cobardes", como los calificó el Gobierno de 
George W. Bush, lo que le valió una lluvia de críticas. Y en 2003, durante la Feria del Libro de Bogotá, recriminó al escritor colombiano Gabriel García Márquez por su silencio respecto a las ejecuciones y condenas de disidentes en Cuba.

El 7 de mayo de 2003 se le concedió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, al considerar el jurado que su obra aborda "cuestiones esenciales" en la actualidad desde una perspectiva "complementaria en el diálogo de las culturas". Candidata constante al Premio Nobel, la ensayista se involucró en casi todos los problemas del siglo y no escapaba a ninguna controversia. Fue la gran dama de la literatura estadounidense contemporánea y al mismo tiempo su enfant terrible.


Susan Sontag falleció el 28 de diciembre de 2004 a los 71 años en el hospital Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York. La escritora había padecido cáncer de pecho cuanto tenía 43 años, y también le diagnosticaron leucemia, por lo que recibió un transplante de médula espinal.

Obras seleccionadas


Estuche de muerte (1967)

Aproximación a Artaud (1976)

La enfermedad y sus metáforas (1980)

Estilos radicales (1985)

Bajo el signo de Saturno (1987)

El amante del volcán (1996)

El benefactor (1996) 

Contra la interpretación (1996)

La enfermedad y sus metáforas. El sida y sus metáforas (1996)

Sobre la fotografía (1996)

Yo, etcétera (1997)

En América (2002)

Ante el dolor de los demás (2003)

El benefactor

El poder de la palabra

Al mismo tiempo: Ensayos y conferencias 

Renacida. Diarios tempranos 1947-1964 

Premios

2001 Premio Jerusalén de Literatura

2003 Premio Príncipe de Asturias de las Letras

2003 Premio de la Paz del Comercio Librero Alemán




Declarada de Interés Cultural-Secretaría de Cultura-Presidencia de la Nación Argentina : Ana María Manceda-San Martín de los Andes, Argentina/Febrero de 2017

Declarada de Interés Cultural-Secretaría de Cultura-Presidencia de la Nación Argentina : Ana María Manceda-San Martín de los Andes, Argentina/Febrero de 2017

viernes, 17 de febrero de 2017

DOS COPAS DE VINO Y LA VIDA. Ana María Manceda




            ¡Cómo olvidar! Todo fue maravilloso; el viaje desde Buenos Aires, el Congreso Arqueológico, Madrid. Vertiginoso, quería verlo todo, vivir. El grupo de congresistas no quería perderse nada, todas las invitaciones eran aceptadas. Así fue como organizamos  la excursión a Toledo, tú Jordi deseabas presentarnos tu bella ciudad y tu fantástico hogar situado dos metros bajo tierra ¡estabas tan entusiasmado mostrándonos el tesoro que poseías! Te habías comprado esa casa en tu ciudad natal, muy estrecha, debiste edificar hacia arriba y hacia abajo.— Es una cueva de la época de los romanos— nos explicabas fascinado y nosotros escuchábamos de igual manera, éramos jóvenes arqueólogos ávidos de experiencias aunque tú ya estabas un escalón más al ser titular de una cátedra. Fue una experiencia inolvidable. Yo no podía dejar de mirarte, tu postura y tus ojos delataban la mezcla étnica, eras un imán. Ya en Madrid fue la cena de despedida, al finalizar me acompañaste hasta la habitación del hotel, busqué un buen pretexto  para invitarte a pasar, tenía unos artículos del profesor que tanto admirabas.  No te despedirías así como así querido Jordi, te invité una copa de vino, y tu mirada a través del violeta de la copa insinuante de siglos, ya me había poseído.
           Un nuevo congreso, esta vez en mi tierra; la Patagonia. Pasaron veinticinco años y tantas cosas en el mundo y en nuestras vidas. Cayeron el Muro de Berlín y el apartheid, aunque no las desigualdades, siguen las luchas por el poder,  nos acecha el calentamiento global, ambos tenemos matrimonios frustrados, hijos, pero las pasiones no cambian querido profesor, no cambian.
           Te veo bajar del avión, con tu prestancia, canas y esa mirada ardiente. Te prometo Jordi que esta noche estás invitado a cenar en mi casa patagónica, de mujer sola, con hijos independientes. No tengo una cueva romana ni la juventud que nos arrolló en Madrid pero te brindaré una copa de vino color ciruela,  coloreado por los valles de estas tierras, y mientras nos amamos, escucharemos  el silencio de la nieve que se avecina sobre la ausencia de estos años.***

                              


miércoles, 15 de febrero de 2017

El Narratorio blog: ANTOLOGÍA LITERARIA DIGITAL Nro 12

El Narratorio blog: ANTOLOGÍA LITERARIA DIGITAL Nro 12:                                             Disponible para su descarga en: MEDIAFIRE Leer On line en...





El
Narratorio
te ha etiquetado en una publicación. Puedes elegir si deseas
añadirla a tu biografía.
 
Recuerda:
puede que aún aparezcan las publicaciones ocultas de tu biografía en la sección
de noticias o en otros lugares de Facebook.
 


   
El
Narratorio
15
de febrero a las 0:25
 
Estimados
escritores y lectores:
Estamos felices de anunciar la salida de EL NARRATORIO
- ANTOLOGÍA LITERARIA DIGITAL Nro 12 con cuentos de Marcos
Tabossi
Rolando
José Di Lorenzo
Ana
María Manceda
Carlos M. Federici Letras
Arrabaleras
Damaris
Gasson
Álvaro Morales
Ana
Maria Caillet Bois
Zandro
Zás
Carlos
Saldivar Rosas
Nancy
Aguilar Quintero
Alfeizar Victoria
Mora
David Fionn Yolanda
SA
Arnoldo
Rosas
Liliana Machicote Andrés Fornells Hector
Vico
Patricia
Richmond
Loren Killdeer Leon Salcovsky Sangrando
Palabras
@dharma.ganesha Lu
Li
Pilar Olvera Luis Salvatore Nicolás Rodriguez Pereira Daniel Sanchez
Poitevin Tati Jurado Lydia Rabuñal
Disponible en ISSUU para leer on line y
en MEDIAFIRE para descargar.
Pasen y lean! :)

viernes, 10 de febrero de 2017

Gabriel García Márquez y Jorge Luis Borges


Compartimos un cuadro muy especial, de dos escritores que con su obra inspiran a diario a lectores y escritores y a aquellos que se cruzan con sus reflexiones; Gabriel García Márquez y Jorge Luis Borges.
Gracias Laura Sorondo por tu sensibilidad artística y por tan bello cuadro.
Laura Sorondo.
Inició su formación artística desde muy chica en el taller de Peter Malenchini. Siempre muy creativa, estudió Escenografía en la Universidad del Salvador, en Buenos Aires, Argentina.
Su personalidad curiosa e inquieta la llevó a realizar cursos de diversas temáticas relacionadas al arte. Desde Vestuario y Zapatos en el Teatro Colón, Iluminación con Magalí Acha, Historia del Arte en el Museo de Bellas Artes, Arquitectura Contemporánea en la S.M.U. de Texas y Arte Moderno en Dallas Museum of Art. Como mujer audaz, estudio Mecánica Automotriz en la Fundación Lory Barra. En el año 2013, junto con sus compañeros, logró armar un auto y exponerlo al público en Autoclasica.
Amante del arte en todas sus expresiones, fanática y creadora de Grafittis, su primer trabajo fue de la mano del cineasta Marcelo Piñeyro y el reconocido escenógrafo Uno Guzzo.
Hace siete años trabaja en The Walt Disney Company en el área de TV Operations, pero siempre anda con una birome en mano plasmando las ideas que, mágicamente, le fluyen todo el tiempo…


DE PENSAMIENTOS LITERARIOS.FACEBOOK.-

sábado, 4 de febrero de 2017

“LOS PASOS DE LOS DUENDES SOBRE LAS HOJAS CAIDAS DEL OTOÑO.” de ANA MARÍA MANCEDA

                           “LOS PASOS DE LOS DUENDES SOBRE LAS HOJAS CAIDAS DEL OTOÑO.” de ANA MARÍA MANCEDA



FALL_MOOD___LEONID_AFREMOV_by_Leonidafremov (1).jpg

                 Ser docente y atender a una familia no es poca cosa. Llego corriendo a cocinar, luego de tirar la cartera y los libros en un sillón, me coloco el delantal y comienzo a preparar la salsa, luego pondré el agua a hervir para los fideos. Me encanta sentir el olor del ajo, el perejil y el laurel dorándose con la carne picada ¡ Ay! se me fue la mano con la sal ¡ También!  Me quedé enganchada con la clase ¡ Cómo me podría sustraer al apasionado mundo del cosmos!  ¡Las caritas de los chicos cuando una explica el Big-Bang, la expansión del universo, los cuásares, los agujeros negros!
                 Al tomar conciencia me admiro de todo lo que podemos hacer las mujeres en una hora ¡ Ni que decir en un día! . Mientras abro la lata de pomarola recuerdo que tengo que poner la ropa de color en el lavarropas. Con un pie cierro la heladera y cuando paso por un pequeño espejo que coloqué estratégicamente en un lugar aledaño a la cocina me asombra ver mi imagen. Antes de volver al colegio por la tarde, necesito un buen retoque, con este aspecto no puedo presentarme ante los alumnos.
                 Todo listo para comer, escucho la puerta, suena el cencerro de bronce, seguramente es mi eternidad. Siempre me emociona su llegada.  ¡Lucio fue tan esperado!¡ Lo amo tanto!. Como todo pre-adolescente tiene días que está comunicativo y otros que las únicas palabras son; _ Bien; - Nada. Lo que sí le gusta y se devora es lo que cocino. Su padre llega más tarde y la vorágine cotidiana nos envuelve. Hoy es un día que no charla mucho, está pensativo, me sumo en mis pensamientos. ¡ Hm! Por la tarde tengo que dar fotosíntesis _ ¡Chicos, este proceso es la base de la vida! Sin las plantas en el planeta no existiríamos, las hojas poseen clorofila para captar la luz del sol y las raíces absorben el agua de la tierra, con estos elementos...                                                                                                                ¡ Mami....Fito escuchó a los duendes...! Mi mente parece un torbellino y aterriza.
Perdón hijo ¿ Qué me decías?
Ves, después me decís que no te cuento nada. 
Bueno...bueno, te pedí disculpas, por favor explicame lo de los duendes.
Lo que pasa es que a vos no te gusta ir de campamento.
¡Hm! Pensé en mi pobre columna, en mi cómodo colchón y todo lo demás que necesitaba para el bienestar.
 Lucio, sabés que los fines de semana corrijo trabajos, el tiempo me es escaso.
¡ No! A vos te gusta estar con los libros, además no creés en los duendes para vos si todo no está comprobado no existe.
www.redescritoresespa.com
Me sentí angustiada y culpable, como todas las madres que trabajan.
No es tan así Lucio, por favor, contame la historia de los duendes . Su cara se iluminó.
La Abuela de Fito, que tiene ciento tres años, cuenta que los duendes que andan por el bosque, son pequeñitos, como gnomos. Resulta que una vez Dios tenía un ayudante que era su mano derecha pero éste era muy ambicioso y egoísta, él quería tener todo el poder. Dios, enojado, lo echó del cielo y al cerrar las puertas quedaron fuera muchos ángeles que seguían al malvado. Al vivir tanto tiempo en la tierra éstos perdieron sus alas, ahora vagan arrepentidos por los bosques. La abuela vivió siempre en el campo y dice que los vio, ahora que no se puede mover vive en el pueblo, pero Fito fue de campamento con los padres y me juró que los escuchó.
                 Seguimos charlando sobre el tema, en esta zona de la Patagonia es muy común escuchar leyendas de origen mapuche, historias de ovnis u otras con matices mágicos. Llegamos a un acuerdo, el próximo fin de semana largo iríamos de campamento ya que pronto llegaría la temporada de lluvias y nevadas.
                 Camino hacia la escuela se mezclaban en mi mente dos temas; la fotosíntesis y el campamento...¡ Uy...uy..! Utensilios, víveres, antiinflamatarios. En fin, debo dejar de rumiar los preparativos y poner manos a la obra. En algo tenía razón mi hijo.
                 Y llegó “ El Gran Día”, elegimos Semana Santa, que para nuestra suerte cayó los primeros días de abril. San Martín De Los Andes es muy estable, climáticamente hablando, para esta época, noches y mañanas frías, soleadas y tibias a la hora de la siesta. El colorido impresiona los sentidos, uno se enfrenta con luminosos colores verdes, ocres, rojos, amarillos... el cielo azul...muy azul.
                 Durante el trayecto a Yuco, lugar elegido para acampar, observamos con detenimiento el paisaje. El Cerro Chapelco empieza a mostrar manchones de nieve y los senderos del bosque se alfombran de Otoño. Ni bien llegamos  nos dedicamos a armar la carpa, el tiempo apremiaba, teníamos que ganarle al crepúsculo. En realidad este trabajo no me gusta mucho pero es tanto lo que hay que hacer y el entorno es tan bello que mi fastidio se esconde en las tareas. Sammy, la perrita Fox_terrier, tan querida por nosotros, corre como loca hasta el lago y vuelve alegre a recibir  mimos para luego retomar su circuito.  Los animales captan de manera extraordinaria la libertad de la naturaleza.
                 Desde  la entrada a la carpa se ve el majestuoso lago Lácar          ¡ Cuánta belleza y misterio encierra! Dejo volar mi mente recreando la época de las glaciaciones que lo formaron y una agradece que el destino nos haya traído millones de años después a vivir en esta geografía. Hay que hacer la hoguera, Lucio y su padre buscan ramas para alimentar el fuego. Preparo el mate, lo compartiremos junto a la fogata mientras se hace la comida, la noche se está anunciando y el frío también.


                 Comemos cordero con papas, a la olla y bien condimentados, bebemos vino, gaseosas y charlamos. Las ideas surgen como una lluvia benefactora, nos olvidamos de discutir sobre la economía hogareña, la ropa tirada, los platos sucios. Conversamos sobre leyendas, sobre el “ Cuero del lago” que muchos nativos vieron flotar en distintas épocas, de los ovnis que estacionan detrás de algún cerro, o de los que salen velozmente desde las profundidades del lago. No puedo con mi genio y al mirar el cielo espectacular, con la Cruz Del Sur indicando soberana nuestro hemisferio, pienso en voz alta lo maravillosos que es estar viajando en esta nave azul, acompañando al sol en su viaje por el espacio ¿Qué seres de otras galaxias o desde la nuestra, nos acompañarán en este fascinante deambular por el cosmos? Los ojos de mi hijo se encuentran con los de su padre, cómplices, como resignados a esta mujer educadora. Luego, el silencio. Al acostarnos solo se escucha el murmullo del bosque.
                 La mañana nos sorprendió muy  fría, vigorizante y le devolvimos la sorpresa con nuestras risas, no es común que despertemos con tan buen ánimo, siempre apurados y conscientes de nuestras obligaciones. Sammy, feliz con los paseos. Lucio y su padre tratando de aprovechar los últimos días de pesca permitida. Me deleito observando la vegetación, la riqueza de este bosque patagónico, la mente medita  y goza.
                 En vísperas de nuestro regreso al hogar decidimos como cena de despedida asar las truchas pescadas. ¡Un manjar! Luego de las tareas posteriores a la cena nos preparamos para dormir, hacía frío, me acerqué para abrazar el cuerpito caliente de mi hijo ¡Doce años! ¿Cuántas ilusiones jugarían en su cabeza? El tiempo pasaba y seguía abrazada a él, pensaba que la rutina no nos permite preguntarnos estas cosas ¿ O será que el futuro nos da cierto temor? Los padres siempre estamos ayudándoles a construir su propio destino pero pocas veces tratamos de conversar con ellos sobre sus sueños, sus anhelos, sus miedos. Es como si quisiéramos empujar el tiempo, pero en realidad ellos nos necesitan¡ Ya!¡ Ahora!
                 Mi marido dormía y Sammy estaba descansando arrollada a los pies de Lucio, cuando en el silencio de la noche se escuchó el crujir de las hojas sobre el suelo otoñal. La perra se incorporó, movió las orejas como buscando la dirección de los sonidos. Lució se sentó como un resorte  y me miró,   nuestras miradas se cruzaron y recordé que se parecían a las milagrosas miradas  de ese único e irrepetible momento en que lo amamantaba. Con una voz casi quebrada me dijo ¡ Los duendes!.  Escuchamos juntos, abrazados, cómo los reposados pasos hacían sonar las hojas, como teclas de un piano. Luego se alejaron, suavemente, dejándonos  una milagrosa melodía en nuestros oídos y en nuestros espíritus. Lucio seguía mirándome, en ese momento quise atrapar el instante en que su niñez huía hacia la adolescencia y supe que sea cual fuere su destino, jamás olvidaría que cuando escuchó el paso de los duendes sobre las hojas caídas del otoño, estaba abrazado a su madre.****



En revista bilingüe francés-español ARCOIRIS 27. EN BIBLIOTECA DE NUEVA YORK.
. En Antología “EL COLOR DE LAS PALABRAS”  Presentada en Feria del Libro Regional 2009 de San Martín de Los Andes.Patagonia Argentina